viernes, 31 de marzo de 2017

Pilares del Islam (XVIII) - Dhimmitud

"Dhimmi" es un término histórico usado para referirse a un no-musulmán (kafir) que vive en un Estado islámico.

Un dhimmi tiene derechos y deberes "diferenciados" de los musulmanes, debiendo pagar un impuesto especial, la Yizia, y acatar la autoridad del gobernante islámico. Tiene derecho a practicar su Fe, aunque con severas limitaciones.

En la práctica, la dhimmitud es insegura e inestable y condena a una enorme precariedad a los kafir, ya que basta una decisión unilateral y arbitraria de la autoridad islámica para que cambien sus derechos y deberes. Por ejemplo, la autoridad islámica les puede imponer nuevos impuestos, secuestrar a sus jefes y pedir rescate, convertir al islam y reclutar forzosamente a sus hijos para el servicio militar, apropiarse de sus lugares de culto, etc.


Un dhimmi debe aceptar estar en un estado de humillación e indefensión perpetua, a la merced de los musulmanes, que los ven como menos que humanos siguiendo la doctrina del Islam.

Un dhimmi debe aceptar el secuestro de su hija para ser casada por la fuerza con un musulmán y convertida al Islam.

Un dhimmi debe aceptar maltratos físicos y psicológicos constantes de los musulmanes.

Un dhimmi debe aceptar que miembros de su familia y su comunidad sean asediados e intimidados.

Un dhimmi debe, además, defender al Islam en todo momento, disculparlo, y alabarlo.

Un dhimmi, en definitiva, debe someterse física y mentalmente al Islam y aceptar su genocidio, el de su familia, y el de su pueblo, si a los musulmanes así les place, bajo constante amenaza de violencia y muerte.


Cuando el kafir permite que el Islam se salga con la suya en los asuntos públicos, el kafir se convierte en dhimmi.

Cuando el kafir enseña la Historia de la esclavitud y no menciona la aportación del mundo islámico, el kafir se convierte en dhimmi.

Cuando los medios de comunicación y los políticos disculpan y defienden a ultranza al Islam, incluso lo alaban, horas después de un atentado terrorista islámico donde mueren decenas de sus compatriotas de las formas más terribles y sanguinarias posibles, los responsables de los medios de comunicación y los políticos se convierten en dhimmis.

Cuando el kafir acepta la violencia y las amenazas de los musulmanes sin protestar, el kafir se convierte en dhimmi.


La aceptación del dhimmi de su genocidio es fruto de un severo abuso psicológico, comparable al de una mujer maltratada, que causa indefensión aprendida.

El deseo del musulmán de que los kafir se conviertan en dhimmis es fruto de un odio cruel, irracional, despiadado e infinito originado en la doctrina del Islam.

lunes, 6 de marzo de 2017

Pilares del Islam (XVII) - Esclavitud

La esclavitud es parte del modo de vida islámico, pues fue parte del modo de vida de Mahoma, profeta del Islam y modelo a seguir perfecto para todos los musulmanes.

En el Islam, los esclavos son parte del orden natural de una sociedad. Existen términos específicos y un código legal detallado para el tratamiento de los esclavos. 
Por ejemplo, "abd" significa esclavo (normalmente un esclavo negro). "Abd" es también la palabra árabe para referirse a cualquier africano o persona negra.
En efecto, la palabra árabe para refirirse a un esclavo es la misma que para referirse a una persona negra.

La palabra "esclavo" no tiene necesariamente una connotación negativa; todo musulmán es un esclavo de Alá. La palabra "Islam" significa "sumisión", y un esclavo es la expresión definitiva de la sumisión.

Bukhari (colección de Hadices, relatos referidos a Mahoma) se refiere 42 veces a Mahoma como el esclavo de Alá:

Bukhari 4 55 654: "Umar oyó al Profeta decir: 'No exageréis en alabarme como los cristianos alabaron al hijo de María, pues tan sólo soy un esclavo. Por tanto, llamadme el esclavo de Alá y su Apóstol'".


Es en la Yihad donde los musulmanes toman esclavos, y los Kafir (no-musulmanes) son el objetivo a esclavizar.

El uso de las mujeres Kafir como esclavas sexuales tras la Yihad es una constante en los Hadices y la Sira (biografía de Mahoma). Es un comportamiento normal y esperado.

Los musulmanes pueden tener esclavas sexuales hasta en el Paraíso:

Hadith 101, Ibn Arabi, Mishkat: "Alá dice a los musulmanes en el Paraíso: Id con vuestras mujeres-esclavas y concubinas en el jardín del Paraíso".


Mahoma vivió rodeado de esclavos; compró y vendió al por menor y al por mayor. Parte de su harén estaba formado por esclavas sexuales.

Mahoma vendió esclavas sexuales para financiar la Yihad.

La mujer blanca rubia es el esclavo más preciado; la obsesión de los musulmanes por ellas se debe en parte a que Mahoma prometió a los hombres que se unieran a su Yihad que conseguirían mujeres blancas rubias como botín de guerra.


Cuando "el hombre blanco" llegaba en barco a la costa oeste de África para comprar esclavos negros al por mayor, visitaba a esclavistas musulmanes, que monopolizaban el comercio.

Se estima que murieron 120 millones de africanos en el mercado islámico de esclavos a lo largo de los siglos.

Se estima que murieron 80 millones de hindúes en el mercado islámico de esclavos a lo largo de los siglos. El término "Hindú Kush" se refiere a un macizo montañoso entre Afganistán y Pakistán, y significa "Mata al hindú" o "Asesino del hindú", refiriéndose a los esclavos hindúes que murieron en su travesía.

Al menos 1 millón de europeos fueron tomados como esclavos en la Yihad.


Conociendo esta información, es fácil entender por qué el grupo terrorista musulmán Boko Haram ha secuestrado a miles de mujeres y niñas, o por qué Estado Islámico quemó vivas a 19 mujeres kurdas por rechazar ser esclavas sexuales.

El genocidio de los no-musulmanes sigue en proceso hoy en día, y no ha parado desde hace 14 siglos.


Casi toda la información de este post la he obtenido del libro de Bill Warner "La doctrina de la esclavitud".